Mi Dulce esposo


 
Oh solitario amor, mi gran amor, mi dulce bien.

Voz sois el único reposo de mi corazón.

Pues voz me transformáis en paraíso la soledad;

en clara luz la noche

y en un néctar de dulzura el silencio.

Con toda libertad os llamo aquí ¡Oh mi Jesús!

Mil veces mi tesoro, mi felicidad, mi confidente,

mi amigo y compañero, mi consuelo y mi padre,

mi sumo bien, mi dulce esposo y mi todo.

(bis)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Hermanas Franciscanas

Hermanas Franciscanas
Hermanas Franciscanas

Popular Posts

Las Obras de Misricordia

Las Obras de Misricordia
hfic

Presentaciones Power Point

Material Vocacional Franciscano